REFLEXOLOGÍA PODAL

Técnica que permite actuar sobre un síntoma determinado, aliviar un dolor, regular la función de un órgano enfermo, mejorar la circulación corporal, favorecer la eliminación de desechos y las toxinas, y estimular la energía del organismo a fin de evitar nuevos desequilibrios.

Indicaciones:

- Alteraciones físicas y psíquicas (motoras y sensitivas).

- Alteraciones psico-somáticas: insomnio, ansiedad, depresión, angustia, estrés, taquicardias, hipertensión, vértigos, jaquecas, problemas digestivos...

- Trastornos motores: problemas vertebrales, articulares y degenerativos, problemas reumáticos, contracturas musculares, traumatismos y lesiones.

- Deficiencias circulatorias: varices, piernas cansadas.

Desarreglos hormonales: menopausia, esterilidad, problemas menstruales.

Afecciones inmunodefensivas: alergias.

Insuficiencias respiratorias: asma, bronquitis, catarros.

Subir